Distintos tipos de exposiciones según su forma

El diseñador de una exposición junto con el comisario de esta, son los encargados de preparar los espacios para recibir al público y de crear un momento mágico. Una exposición está diseñada para vivir momentos de análisis, de reflexión, en los que cada detalle debe estar pensado y recreado a la perfección. El diseño y producción de exposiciones es fundamental para que esta sea un éxito desde el primer boceto hasta su cierre, por ello te mostramos los diferentes tipos y sus características.

Diferentes tipos de exposiciones

  • Permanentes. Están concebidas para permanecer en el tiempo indefinidamente con modificaciones mínimas.
  • Temporales. Son las que se exponen durante un tiempo determinado en salas, bien acompañando a las exposiciones permanentes o bien se planifican de manera provisional.
  • Espaciales y puntuales. Requieren un esfuerzo organizativo y unos gastos extraordinarios, pero tienen una connotación cultural muy destacada para la ciudad que la organiza. Ejemplos de ello son la EXPO de Sevilla o las exposiciones Universales.
  • Itinerantes. Son aquellas que se idean para ser llevadas de un pueblo a otro, incluso de país en país. Una ventaja de este tipo de exposición es que llega a un gran número de personas, ofreciendo la oportunidad de verla a muchas que, de lo contrario, nunca hubieran podido visitarla.
  • Portátiles. Este modelo de exposiciones recoge una pequeña muestra de un determinado tema y pueden ser transportadas en ocasiones por una sola persona. Un buen ejemplo de ello son las ‘maletas museos’, de manera que recogen cualquier materia, pero de manera reducida y simplificada.
  • Móviles. Estarían entre medias de las portátiles y las itinerantes, y están concebidas para ser trasladadas en vehículos o, en algunos casos, para exhibirse en ellos.