Las exposiciones en museos

El diseño y producción de exposiciones museológicas se caracteriza por ser una especie de discurso, una estrategia informativa en un contexto de comunicación es por ello que las exposiciones por profesionales con experiencia en la materia, ya que sólo así se logra el objetivo de reforzar una idea, una propuesta conceptual, a la vez que participan en un proyecto de preservación de referencias patrimoniales.

Las exposiciones que de verdad transmiten

La exposición sirve también para revelar, para comulgar, para resaltar elementos que se desean que se capten de manera explícita, quizá porque dicho elemento está relacionado con un momento histórico, un descubrimiento científico, una producción estética o quizá con un ideal político.

Cabe señalar que una exposición no debe entenderse como el final de un proceso, sino como una "obra abierta", alimentada y retroalimentada permanentemente, articulada con otros elementos del sistema de conocimiento y referencias culturales.

En cuanto a la función de comunicación que tiene una exposición, es importante destacar que el museo tiene en su exposición la tarea de establecer un contacto directo entre lo que expone y el público que disfruta de la exposición. El trabajo del profesional del diseño es de vital importancia, porque es a través de él que la exposición respira, el profesional es capaz de transformar la exposición, más allá de su idea, en un "espacio construido" a través de los elementos visuales, cuya intención sería la de generar la sinestesia en el espectador, es por ello que el trabajo de investigación sobre la propia obra en sí, es un trabajo que el diseñador debe llevar a cabo a conciencia, ya que de otro modo lograr estos objetivos puede resultar imposible.